Armonía familiar

 

Hablar de “familia”, es hablar de vínculos, de lazos, de rasgos y cualidades que se comparten, ya sea por consanguinidad, como también  por convivencia.  Una familia es un encuentro de seres para compartir,  brindarse  compañía, apoyo e impulso, para facilitar la preservación de su existencia como individuos, como  grupo y como especie.

Hay seres que conforman una familia por un proceso instintivo, por vínculos que no van  más allá de lo biológico, pero que no han podido fortalecer suficientemente su  afectividad y que no  sienten una afinidad en intereses y motivaciones  Algunos pueden sentirse “en el lugar equivocado”, o como decimos coloquialmente, como “un pato en un gallinero”;  de esta forma, la convivencia se hace difícil y se podrían generar choques y conflictos que si no se saben afrontar y resolver, terminan generando profundas heridas emocionales y afectivas.

Existen seres que conforman una familia ya no por consanguinidad, sino por afinidad y resonancia, y sus vínculos pueden generar tanta fortaleza, que superan a aquellos derivados de lazos de sangre. A este tipo de familia la podríamos llamar “espiritual”, por la profundidad  y trascendencia de sus vínculos,  por el poder que genera para permanecer en unidad y porque ayuda a que los seres vinculados así, se apoyen en su proceso de evolución.

Hay amigos que viven en hermandad y armonía, hay familias que viven como enemigos, como feroces rivales, y hay otras en las que las heridas son generadas por la indiferencia, la frialdad, o por un sentimiento de soledad, aunque se comparta el mismo espacio, una especie de “soledad acompañada”. La comunicación entre seres no afines o en rivalidad, puede convertirse en un lenguaje en códigos diferentes, como si se estuviera hablando en  idiomas distintos, o la palabra en vez de unir, terminara separando y destruyendo.

En nuestra búsqueda hemos aprendido que  de la forma como asumamos y afrontemos un problema o dificultad, dependerá la  riqueza que esta experiencia aporte a nuestras vidas.   Hay seres que transforman sus vidas y sus relaciones, superando las condiciones más adversas y liberando su conciencia de un sentido  de “víctima” que lleva a culpar de su malestar a los otros, a la vida, a Dios o al destino.

En las canalizaciones, que son una forma de conexión conciente con guías espirituales, Angeles y Maestros de Luz, hemos aprendido que toda experiencia tiene un propósito sagrado, que hay una elección y creación del ser en cada experiencia que vive y que cada uno de nosotros está llamado  a superar sus karmas personales y familiares y a abrirse a la expresión plena de su potencial divino.

 

Aymaluz, “Una Misión de Amor al Servicio de la Luz”, te invita a complementar y profundizar en este tema, para ello estaremos realizando una canalización grupal el día 6 de junio. Te recomendamos también algunas canalizaciones realizadas anteriormente, que puedes adquirir en nuestra sede, o en los encuentros que hacemos mensualmente:

32- El Poder creador de la Palabra.

57-Relaciones kármicas y Dharmicas.

83- Familia Biológica y Familia Espiritual.

94-Los Hijos de  hoy. Como orientarlos con Sabiduría.

120- Sanación de los Karmas familiares.

104- Sanación del vínculo Padre-Hijo(a).

105-Sanación del vínculo Madre- hijo(a).

Please reload

Publicaciones destacadas

Decreto de Fortuna y Sincronicidad, Maestro Melquizedec

February 25, 2015

1/10
Please reload

Publicaciones Recientes

June 21, 2016

May 5, 2016

April 7, 2016

December 3, 2015

November 24, 2015

Please reload

Busqueda por Tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square