top of page

EL TAROT



Un Libro de Sabiduría en Imágenes

¿Qué es realmente el Tarot y porqué podría ser de ayuda en mi vida?

Cuando pensamos en el tarot, de inmediato vienen a nuestra mente una serie de imágenes, que relacionamos con los diferentes juegos de cartas: naipe español, póker, y otros conjuntos de figuras, utilizados para adivinación y que en muchos despierta recelo, por considerarlos unos instrumentos de engaño y manipulación, pero esto, es solo el producto del manejo distorsionado de un gran instrumento creado por Maestros de Sabiduría, que quisieron dejar una guía para toda la humanidad, en épocas de oscurantismo, en las que toda forma de conocimiento que hiciera tambalear los viejos dogmas, era perseguida y destruida; muchos seres maravillosos, ahora reconocidos y reverenciados, fueron objeto de esas persecuciones e incluso perdieron su vida a causa de ello.

El Tarot es un sistema completo, a través de imágenes, símbolos y signos, para preservar y enseñar, la Sabiduría de los Maestros Ascendidos o Iluminados, y que constituye una guía personal, para todo ser de cualquier cultura y tiempo, para alcanzar esos mismos estados de desarrollo espiritual.

EL Tarot representa todos los aspectos de tu personalidad, que incluye: mente conciente, mente subconciente y mente superconciente o supraconciente, abarcando entonces los aspectos primarios e instintivos, el desarrollo del pensamiento racional, humano, y la dimensión intuitiva y divina del ser.

A través del lenguaje original de la mente subconciente, que se basa en imágenes y símbolos, llamados también “Arquetipos” y que se manifiestan muy especialmente en los sueños, tu mente es estimulada para que toda la sabiduría que está en ti y es tu herencia evolutiva, se manifieste.

¿Es el Tarot un Oráculo?

Para una mente intuitiva, aún sin haber estudiado el Tarot, este sistema de figuras puede ser utilizado como oráculo, lo cual indica una guía para reconocer todo lo que el ser está proyectando y creando en su presente y futuro, pero no para hacer predicciones en un sentido absoluto y fatalista.

Los Grandes Sabios de la antigüedad y del presente, nos han enseñado que todo ser es el arquitecto de su propio destino y que por tanto, el mundo afuera, es una proyección del mundo interno de cada uno; con nuestros pensamientos, palabras, emociones y acciones, estamos creando permanentemente el mundo en que vivimos y recibimos como respuesta, un efecto o consecuencia, que es lo que conocemos como la Ley del Karma; este proceso de creación, es naturalmente en parte individual, pero también colectivo (Conciencia Colectiva)